91 331 83 97 info@ruizybarcelo.es

            Desde RUIZ Y BARCELO , durante nuestros veinticinco años de experiencia , hemos advertido que el principal problema de las empresas , PYMES y Autónomos por cuenta propia, es conocer las obligaciones que tienen que atender en el ejercicio de su empresa.

            Este desconocimiento conduce en muchas ocasiones a dimensionar inadecuadamente los negocios, previendo un presupuesto o adelantando un cálculo de costes por debajo de los reales lo que desembocará en pérdidas y problemas en el desarrollo de la actividad.

             Una gran cantidad de pequeñas empresas no nacen para desarrollar un proyecto , planificando previamente su estructura y calculando adecuadamente sus costes, sino que nacen desde la oportunidad de ejecutar un trabajo concreto ( “…puedo hacer reformas por cuenta propia, me puedo quedar con un bar traspasado, soy un crack haciendo tatuajes o en la peluquería o simplemente como soy abogado , sicólogo o dentista voy a montarme”).¡ GRAN ERROR!

             Generalmente el que inicia una empresa tiene en cuenta los gastos de explotación y los necesarios para el ejercicio de su actividad: alquileres, suministros, gastos laborales, gestoria etc… pero suelen obviar otros gastos por un desconocimiento previo de las obligaciones y así ,solemos encontrarnos con situaciones difíciles en las que no se han tomado en consideración gastos derivados del cumplimiento de la normativa en Prevención de Riesgos Laborales y Vigilancia en la Salud, de la normativa en materia de Protección de Datos, gastos derivados de las exigencias sobrevenidas de financiación como consecuencia de una política de cobros y pagos diferente de la inicialmente prevista , gastos específicos correspondientes a la actividad a desarrollar ( por ejemplo existen actividades que deben mantener unos seguros obligatorios concretos, abonar unas tasas o licencias determinadas , realizar revisiones periódicas de sus instalaciones y establecer contratos de mantenimiento etc…), o simplemente algo que en ocasiones no se tiene nunca en cuenta que es provisionar los costes laborales extraordinarios ( sustituciones, pagas , despidos etc…).

              Desde ésta perspectiva podría parecer que pretendemos disuadir a los nuevos emprendedores de comenzar sus negocios y proyectos, pero nada más lejos de la realidad : nuestro deseo es que los nuevos empresarios y los actuales puedan desarrollar sus actividades de forma óptima , con garantías de sujeción a la legalidad vigente , porque la tranquilidad en éste aspecto es vital para enfocar nuestros esfuerzos en el objeto de nuestro negocio .

               Evidentemente como asesoría profesional sólo podemos recomendar que las empresas se pongan en manos de profesionales para optimizar sus recursos , del mismo modo que confiamos en nuestro médico, electricista o tapicero. No podemos aventurarnos en nuestros negocios a no invertir en asesoramiento y gestión desde la planificación y la prevención. La solución posterior es mucho más cara y no sólo en lo económico.

Cuidemos nuestras empresas.